Seguro que has oido hablar antes del peeling químico. Pero, ¿sabes qué beneficios tiene? ¿te puede ayudar a ti? ¿tiene complicaciones? Pues todo esto y mucho más hoy en el nuevo post del blog: Peeling químico, todo sobre el tratamiento de moda.

¿Qué es un peeling químico?

El peeling es una técnica utilizada con fines médicos o estéticos para mejorar la piel y consiste en dañar o eliminar (peel=pelar) distintas capas de la misma mediante medios químicos o físicos. En el caso del peeling químico, en concreto, consiste en la destrucción de la epidermis y porciones variables de la dermis mediante el uso de un agente químico tópico, con el fin de mejorar la calidad de las zonas destruidas.

¿Cómo actúa y cuáles son sus beneficios?

Se trata de provocar un daño controlado en la piel, lo que conllevará una regeneración de la misma y el consiguiente remodelado de la epidermis y la dermis.

Este “daño” se produce mediante diferentes ácidos que van a coagular las proteínas, además de tener efectos biológicos por sí mismos, dependiendo del principio activo, por ejemplo, efectos despigmentantes o factores de crecimiento.

Ese pelado va a conseguir una epidermis más uniforme, lo cual se traduce en una piel más luminosa, y va a estimular la formación de colágeno, mejorando arrugas y cicatrices. Es decir, vamos a mejorar tanto color como textura de la piel.

Tipos de peelings químicos

Los clasificamos en función de la profundidad del daño que provocan en:

  • Peelings superficiales: daño en la capa más superficial de la piel, la epidermis. Son peelings superficiales los de: alfa-hidroxiácidos (ácido glicólico entre otros), beta-hidroxiácidos (ácido salicílico), ácido tricloroacético (al 10- 15%), solución de Jessner, pasta de Unna, tretinoina.
  • Peelings medios: daño en la dermis papilar y/o reticular superior. Son peelings medios los de: ácido tricloroacético del 35% al 50%, o la solución del fenol al 88%.
  • Peelings profundos: daño hasta dermis reticular media y profunda. El más empleado es la solución de Baker-Gordon a base de fenol. Este ha caído en desuso ya que el paciente debe estar anestesiado, se realiza en un quirófano y necesita un largo periodo de recuperación.

De todas formas la profundidad del peeling no solo depende de los principios que usemos, también depende de la preparación que hayamos hecho las semanas previas, de si hay alguna alteración de la barrera cutánea, del número de capas que apliquemos, del grosor de la capa más superficial de la piel, así como del modo en que lo apliquemos (no es lo mismo aplicarlo con un pincel sin presión que con gasas y haciendo presión).

¿Qué indicaciones tienen los peelings químicos?

  • Acné: como complemento a otros tratamientos tópicos u orales, los peelings, sobre todo de ácido salicílico, pueden mejorar las lesiones retencionales (comedones o espinillas), las lesiones inflamatorias y la secreción de grasa. También se pueden usar despigmentantes para las hiperpigmentaciones y el ácido tricloroacético para tratar las cicatrices atróficas de acné, como alternativa a los dispositivos láser.
  • Melasma y otras hiperpigmentaciones: ayudan a dispersar y eliminar la melanina de las capas superficiales, por lo que son un buen complemento al resto de tratamientos que usamos en melasma. En las manchas, tal y como te conté en este post, lo más importante es un buen diagnóstico y en función de ello, el tratamiento será muy diferente, como te conté en este otro. Los peelings despigmentantes combinan diferentes activos concentrados como pueden ser la hidroquinona, los retinoides, los alfa hidroxiácidos o el ácido azelaico, entre otros.
  • Fotoenvejecimiento: para mejorar las arrugas finas, los léntigos y el bronceado actínico. Pueden ser una alternativa a los láseres en algunos casos. Podemos usar alfa hidroxiácidos, retinoides, fenol, ácido pirúvico…
  • Queratosis actínicas, son esas lesiones rosadas costrosas que aparecen en gente mayor, con antecedente de intensa exposición solar a lo largo de la vida. Son precancerosas y en ellas, con una indicación puramente médica, también son útiles algunos peelings, como los de ácido tricloroacético.
  • En rosácea podemos usar algún peeling suave, aunque siempre será con la patología controlada y como complemento a otros tratamientos.
  • Algunos peelings muy superficiales, como el ácido glicólico poco concentrado o el ácido láctico, pueden aportar luminosidad a la piel, sin provocar un gran pelado, y por ello los usamos antes de un evento, por ejemplo, una boda, para obtener un efecto flash.

 

¿Qué contraindicaciones tienen?

  • Embarazo. En la lactancia habría que individualizar en función del peeling que vayamos a usar.
  • Infección activa en la zona, por ejemplo, un herpes.
  • Enfermedades en las que la inmunidad y la cicatrización puedan están alteradas, como una diabetes mal controlada, el SIDA, enfermedades autoinmunes activas…
  • En personas de fototipos altos o con tendencia a la hiperpigmentación debemos ser especialmente cautos.
  • El tratamiento con dosis bajas de isotretinoína no contraindica la realización de peelings químicos superficiales. Si las dosis son mayores o el peeling es medio, mejor esperar. ¿Cuánto? Por precaución, esperar 6 meses después de haberlo terminado.

Etapas del peeling

Preparación

Para aumentar la eficacia del peeling y disminuir el riesgo de efectos adversos, tu dermatólog@ puede que te prescriba un tratamiento que debas usar unas semanas antes, personalizado en función de tus necesidades. Importante también ya en esta fase hacer una correcta fotoprotección.

Aplicación del peeling químico

Primero se limpia y desengrasa la piel, después se protegen zonas como los ojos o los pliegues donde se puede acumular el peeling. Posteriormente se aplica el peeling, generalmente por capas, lo cual suele provocar sensación de ardor, picor o quemazón. En función del peeling puede ser que se neutralice en la consulta, como los de glicólico, o puede que te vayas a casa con una especie de mascarilla que debes retirar en unas horas.

Cuidados postpeeling

Es normal tener durante uno o dos días la piel roja y sensación de tirantez, como si te hubieras quemado en la playa, que pasará después al pelado.

Los días de pelado van a variar desde pocos y un pelado muy superficial, en caso de peelings superficiales, a un pelado más grueso que puede durar una semana en los peelings medios. En general, el pelado empieza alrededor de la boca y las zonas móviles de la cara y va desplazándose hacia el cuero cabelludo, y va dejando debajo una piel nueva rosada.

Cosas a tener en cuenta en el postpeeling:

  • Lavar la cara con un jabón suave mañana y noche.
  • Aplicar una crema regeneradora con fotoprotección varias veces al día. Algunas que me gustan: Uriage Bariederm CICA SPF 50, Aderma Epithelial AH ultra SPF 50 o La Roche Posay Cicaplast Baume SPF 50.
  • No tirar de los pellejos, dejarlos que poco a poco se vayan desprendiendo.
  • Evitar la exposición solar directa, mientras que la piel esté algo rosada.
  • Cuando la piel haya terminado de reepitelizar puedes retomar el tratamiento que llevaras previamente.

¿Qué complicaciones pueden darse tras un peeling químico?

Hay que tener en cuenta que cuanto más agresivos seamos con un peeling químico, mayores resultados vamos a obtener, pero también más riesgo de complicaciones vamos a asumir.

Las complicaciones más frecuentes son:

  • Hiperpigmentación postinflamatoria: más en personas de fototipo alto, con tendencia al melasma, y en época de verano. Se previene usando una correcta fotoprotección antes y después del peeling y usando de forma preventiva despigmentantes antes y después del procedimiento.
  • Reactivación de herpes simple. En caso de peelings medios o profundos, tu médico te indicará si debes hacer algo para prevenirlo.
  • Erupción acneiforme: más en personas con tendencia acneica y si en el postpeeling se usan cremas de excipiente graso.

Se trata de complicaciones en general leves, transitorias, y que como dermatólogos, si ocurrieran, sabemos manejar.

Espero que te haya gustado este repaso sobre los peelings químicos, un tratamiento que me encanta, tanto para hacerlo a mis pacientes como para renovar mi piel de vez en cuando.

¡Un saludo familia!